Cuentos e Historias para aprender y recordar

El lugar de la cultura. Aquí podrás hablar de naturaleza, ciencia, actualidad, política, etc. Entra y demuestra tu sabiduría.

Moderador: will-o-the-wisp

Responder
Avatar de Usuario
Minerva
Fundadora
Fundadora
Mensajes: 1634
Registrado: 19 Ago 2009, 21:53
PSN ID: Minerva-
Ubicación: Palma de Mallorca

Cuentos e Historias para aprender y recordar

Mensaje por Minerva » 25 Dic 2009, 14:51

Para aprender y recordar cuáles son los verdaderos valores que dan sentido a nuestras vidas, olvidados y enterrados por otras cosas demasiado superficiales.

Como es habitual aquí van las normas a respetar, siempre para preservar el orden y la calidad del tema:


*En ningún caso este tema debe considerarse como "subeposts", siendo ésta una actividad terminantemente prohibida por las normas generales del foro.

*Estamos en una sección dedicada íntegramente a la cultura, no se aceptarán historias de mal gusto, irrespetuosas, discriminatorias, que se desvíen de la temática, con contenido sexual o que se encuentren fuera de la moralidad y pongan en duda la calidad del foro. Por favor, seamos serios, para postear chorradas y tonterías ya existen otras secciones.

*Es obligatorio escribir un relato por post, y cada usuario puede postear uno como máximo, de esta forma más personas pueden participar.

*La extensión debe ser superior a 5 líneas. Si se desea postear una frase o cita, existe un post dedicado a ello: Frases Célebres - Comparte la tuya

*La repetición de relatos/historias no está permitida. Se podrán comentar las de otr@s usuari@s, pero siempre añadiendo una nueva y respetando estas normas.

*No será necesario citar la fuente del relato, pero está completamente prohibido otorgarse el mérito de historias escritas por otros.

*Cualquier post que no cumpla los puntos anteriormente citados o las normas generales del foro, será borrado sin previo aviso.


Aquí va la mía, me gustó mucho cuando la leí por la moraleja que transmite:

Dice una leyenda árabe que dos amigos viajaban por el desierto y en un determinado punto del viaje discutieron, y uno le dio una bofetada al otro. El otro, ofendido, sin nada que decir, escribió en la arena:

HOY, MI MEJOR AMIGO ME PEGÓ UNA BOFETADA EN EL ROSTRO.

Siguieron adelante y llegaron a un oasis donde decidieron bañarse. El que había sido abofeteado y lastimado comenzó a ahogarse, siendo salvado por su amigo. Al recuperarse tomó un estilete y escribió en una piedra:

HOY, MI MEJOR AMIGO ME SALVÓ LA VIDA.

Intrigado,su amigo le preguntó: ¿Por qué después que te lastimé, escribiste en la arena y ahora escribes en una piedra?

Sonriendo, el otro amigo respondió: "Cuando un gran amigo nos ofende, deberemos escribir en la arena donde el viento del olvido y el perdón se encargarán de borrarlo y apagarlo; por otro lado cuando nos pase algo grandioso, deberemos grabarlo en la piedra de la memoria del corazón donde viento ninguno en todo el mundo podrá borrarlo".
Imagen

Avatar de Usuario
Shialid
Algarrobo en Potencia
Algarrobo en Potencia
Mensajes: 128
Registrado: 18 Dic 2009, 18:30
Ubicación: Donde escuches el cascabel.

Re: Cuentos e Historias para aprender y recordar

Mensaje por Shialid » 27 Dic 2009, 22:19

Vaya es una historia muy bonita ^^

Uhm, yo lo que tengo es una fabula de Iriarte, que siempre me ha llamado la atención, y creo que se puede poner aquí, no es de las mejores, pero es de mis favoritas.
Está escrita en verso:

Un oso, con que la vida se ganaba un piamontés,
la no muy bien aprendida danza, ensayaba en dos pies.

Queriendo hacer de persona, dijo a una mona: "¿Qué tal?"
Era perita la mona, y respondióle: "Muy mal."

"Yo creo, replicó el oso, que me haces poco favor.
¡Pues qué! ¿Mi aire no es garboso? ¿No hago el paso con primor?"

Estaba el cerdo presente, y dijo: "¡Bravo! ¡Bien va!
Bailarín mas excelente no se ha visto ni verá."

Echó el oso, al oír esto, sus cuentas allá entre sí,
y con ademán modesto hubo de exclamar así:
"Cuando me desaprobaba la mona, llegué a dudar:
mas ya que el cerdo me alaba, muy mal debo de bailar."

Guarde para su regalo esta sentencia un autor:
si el sabio no aprueba, malo; si el necio aplaude, peor.


La Moraleja viene a decir:
Nunca una obra se acredita tanto de mala, como cuando la aplauden los necios.

Loire
Mago con Mutis
Mago con Mutis
Mensajes: 181
Registrado: 29 Dic 2009, 21:16
Twitter: Loirene
Contactar:

Re: Cuentos e Historias para aprender y recordar

Mensaje por Loire » 30 Ene 2010, 07:29

Yo voy a dejar un cuento de Jorge Bucay.

    EL ELEFANTE ENCADENADO

    Cuando yo era chico me encantaban los circos, y lo que más me gustaba de los circos eran los animales. También a mí como a otros, después me enteré, me llamaba la atención el elefante. Durante la función, la enorme bestia hacía despliegue de tamaño, peso y fuerza descomunal... pero después de su actuación y hasta un rato antes de volver al escenario, el elefante quedaba sujeto solamente por una cadena que aprisionaba una de sus patas a una pequeña estaca clavada en el suelo.

    Sin embargo, la estaca era solo un minúsculo pedazo de madera apenas enterrado unos centímetros en la tierra. Y aunque la cadena era gruesa y poderosa me parecía obvio que ese animal capaz de arrancar un árbol de cuajo con su propia fuerza, podría, con facilidad, arrancar la estaca y huir.

    El misterio es evidente: ¿Qué lo mantiene entonces? ¿Por qué no huye?

    Cuando tenia cinco o seis años yo todavía confiaba en la sabiduría de los grandes. Pregunté entonces a algún maestro, a algún padre, o a algún tío por el misterio del elefante. Alguno de ellos me explicó que el elefante no escapaba porque estaba amaestrado.

    Hice entonces la pregunta obvia:

    - Si esta amaestrado, ¿por que lo encadenan?

    No recuerdo haber recibido ninguna respuesta coherente.

    Con el tiempo me olvide del misterio del elefante y la estaca... y solo lo recordaba cuando me encontraba con otros que también se habían hecho la misma pregunta. Hace algunos años descubrí que por suerte para mi alguien había sido lo bastante sabio como para encontrar la respuesta: El elefante del circo no escapa porque ha estado atado a una estaca parecida desde que era muy, muy pequeño.

    Cerré los ojos y me imaginé al pequeño recién nacido sujeto a la estaca. Estoy seguro de que en aquel momento el elefantito empujó, tiró y sudó, tratando de soltarse. Y a pesar de todo su esfuerzo, no pudo. La estaca era ciertamente muy fuerte para él. Juraría que se durmió agotado y que al día siguiente volvió a probar, y también al otro y al que le seguía... Hasta que un día, un terrible día para su historia, el animal acepto su impotencia y se resignó a su destino.

    Este elefante enorme y poderoso, que vemos en el circo, no escapa porque cree - pobre- que NO PUEDE. Él tiene registro y recuerdo de su impotencia, de aquella impotencia que sintió poco después de nacer. Y lo peor es que jamás se ha vuelto a cuestionar seriamente ese registro. Jamás... jamás... intentó poner a prueba su fuerza otra vez...


Spoiler: mostrar
Podría poner cualquier cuento de este autor porque todos me gustan, pero éste me llamó la atención especialmente porque habla de romper con las cadenas que nos oprimen día a día y que ni siquiera pensamos romper porque nos hemos acostumbrado a cargar con ellas. Suelen ser cadenas que nos impone nuestra sociedad, la familia, las costumbres y la religión. Espero que os haga reflexionar a vosotros también.
[center][img]http://img143.imageshack.us/img143/7117/asistentepararedimensio.jpg[/img][/center]

Avatar de Usuario
Mel
Bicho Buri
Bicho Buri
Mensajes: 30
Registrado: 01 Feb 2010, 21:18
Contactar:

Re: Cuentos e Historias para aprender y recordar

Mensaje por Mel » 01 Feb 2010, 22:25

Que lindos cuentos, me gustó mucho el de los amigos.

Yo voy a dejar uno que significa mucho para mi, porque solía leernoslo mi abuelo cuando eramos chicos, se llama Bochica, y es una leyenda colombiana.

En lo que hoy es Colombia vivía hace muchísimo tiempo el pueblo de los chibchas. Cultivaban el algodón, pero no sabían hilarlo, pues eran un pueblo muy primitivo. Lo utilizaban prensándolo y formando toscas planchas con las que se vestían.
Un día apareció entre ellos un anciano de largos cabellos blancos y barba hasta la cintura. Venía del este, y entró en las tierras de los chibchas por el pueblo de Pasca, al sur de lo que hoy es Bogotá. Nadie lo conocía. Llevaba atada la larga cabellera con una cinta, e iba descalzo. Vestía una túnica hasta las pantorrilas, y encima llevaba una manta de algodón atada sobre el hombro derecho.
Hablaba perfectamente todos los dialectos de los indios, que lo llamaron Bochica y escucharon sus enseñanzas.
Bochica enseñó a los chibchas a hilar el algodón y a construir telares de madera para tejer mantas con las que cubrirse.
Además de sabio, Bochica era un anciano bondadoso que predicaba con el ejemplo. Enseñó a los chibchas que hay que ser amables con los demás, sobre todo los necesitados, y que hay que cuidar a los viejos y los enfermos.
Les dio leyes y normas de conducta, y también una forma de gobierno.
Gracias a las enseñanzas de Bochica, aparecieron las artes. Así, los chibchas aprendieron a estampar sus mantas con hermosos dibujos de colores.
Para que no olvidaran los telares ni las figuras con las que adornaban sus vestidos, Bochica los dibujó en rocas cerca de los pueblos por donde pasaba.
De Pasca, Bochica pasó a Bosa, luego a Fontibón, después a Serrezuela y a Zipacón.
Luego se abrió camino por la montaña y llegó al pueblo de Cota, donde una gran multitud se reunió a escuchar sus enseñanzas. Tan grande era la multitud y tan ansiosa estaba por acercarse a Bochica, que Bochica tuvo que abrir en el suelo un foso circular que mantuviera a raya a la gente.
En Cota permaneció Bochica varios días y luego continuó su viaje por Guane y por la provincia de Tunja. Finalemente, Bochica llegó al pueblo de Iza, y enseñó a sus habitantes las mismas habilidades y normas de conducta que había enseñado por todos los lugares por donde pasara.
Luego desapareció y nunca más lo vieron.
Antes de irse de Iza, Bochica dejó estampada la planta de su pie descalzo en la roca, cerca del pueblo. Desde entonces, las indias embarazadas raspan aquella toca y toman su polvo disuelto en agua para tener un buen parto, tan grande es su fe en Bochica.
DEsde Iza, Bochica marchó solo al valle de Sogamoso. Allí se desprendió de la tierra y subió a los cielos, pues en realidad el buen anciano era un dios que había tomado forma humana para enseñar a los chibchas a llevar una vida mejor.
Mucho tiempo despuñes, cuando los chibchas ya eran un pueblo civilizado, que hilaba el algodón con gran habilidad y tenía una agricultura muy desarrollada, cayó del cielo un terrible diluvio.
Llovía y llovía sin parar, y los cultivos se echaban a perder a causa del exceso de agua, que inundaba los campos.
Durante muchas lunas (que era como los indios contaban los meses) llovió constantemente, pues el dios Chibchacum estaba enfadado con los chibchas y quería castigarlos haciéndoles perder las cosechas.
Por si fueran poco las lluvias constantes, Chibchacum formó dos nuevos ríos, cuyas aguas desbordaron e inundaron completamente los valles de los chibchas. Estos estaban aterrados y no sabían qué hacer, pues si las aguas seguían subiendo no sólo se perderían los cultivos, sino que tendrían que marcharse todos de allí para no morir ahogados y se quedarían sin tierras ni casas.
Cuando los chibchas ya creían que estaba todo perdido, las nubes se abrieron y se formó en el cielo un deslumbrante arco iris. Sobre el arco iris apareció Bochica, con una vara de oro en la mano, dispuesto a acabar con los sufrimientos de los chibchas. Arrojó con fuerza su vara de oro contra un punto de las colinas que rodeaban el valle, y en la roca se abrió una gran hendidura por donde salieron las aguas, formando una cascada.
Luego bochica castigó al dios Chibchacúm por haber sido tan cruel con los hombres, obligándole a cargar con el mundo en sus hombros.
Como el mundo pesa mucho y Chibchacúm se cansa de llearlo, a veces se lo cambia de un hombro a otro, lo que produce grandes sacudidas, que son los terremotos y temblores de tierra.
En cuanto a la cascada que Bochica formó abriendo las peñas con su vara de oro, es una de las más bellas de América. Está cerca de Bogotá y se llama el Salto del Tequendama.


Espero que les guste tanto como me gustaba a mi.

Mel
If you're happy and you know it clap your hands! *clap clap* If you're happy and you know it clap your hands! *clap clap* If you're happy and you know it and you realy want to show it if you're happy and you kno it clap you're hands! *clap clap*

Responder