ETDR-Desaparecido a medianoche [4/4] **

El lugar del ocio. Aquí podrás hablar de deporte, lectura, cine, música, televisión y cualquier otro entretenimiento que se te ocurra. Tómate un momento de descanso y disfruta.

Moderador: Zell

Avatar de Usuario
Adrià
Flan en Ultraesencia
Flan en Ultraesencia
Mensajes: 2106
Registrado: 10 Oct 2013, 09:38
Ubicación: Alexandría

Re: ETDR-Desaparecido a medianoche [4/4] **

Mensaje por Adrià » 02 Jun 2015, 13:18

El guerrero hunde la espada en el cuerpo de la Sirena, dando fin a su vida y cumpliendo, en cierto modo, la misión que se les había encomendado. Sin embargo, completa la misión con menos agrado del que hubiera deseado, pues lo hace con cierta tristeza y decepción.
"¿Se necesita una razón para ayudar a alguien?" Yitán Tribal.
Imagen

Avatar de Usuario
Lolailo
Amoroso Moguri
Amoroso Moguri
Mensajes: 350
Registrado: 18 Jun 2014, 12:45

Re: ETDR-Desaparecido a medianoche [4/4] **

Mensaje por Lolailo » 04 Jun 2015, 15:55

Esta sirena no se parecía en nada a las del santuario hundido...


Talos contempló la escena con el ceño fruncido. La victoria le sabía amarga.

-Lástima de doncella, tenía un bonito rostro. Realmente me ha sabido a poco su explicación, ¿Tantos esfuerzos para tendernos una trampa? Y aún me prengunto qué clase de suerte corrió el dueño de la casa... aunque resulta evidente.

Avatar de Usuario
Lanamark
Hado de los vivos
Hado de los vivos
Mensajes: 3467
Registrado: 29 Jun 2012, 22:24
PSN ID: Lanamark
Skype: sr.jua
STEAM: Lanamark

Re: ETDR-Desaparecido a medianoche [4/4] **

Mensaje por Lanamark » 06 Jun 2015, 20:18

Bila, o mejor dicho, Nox, cae al suelo sin pronunciar palabra, solo un triste gemido que se funde con la oscuridad de la noche. Su platina melena se tiñe del rojo de su sangre, augurio de su fatal destino. El actual rostro de la chica ni se asemeja a su máscara de sirena. El inerte cuerpo de la joven transmite un sentimiento de lástima al verla tendida con su carita de ángel y su sereno rostro, el cual parece esbozar una ligera sonrisa.

La muerte de Bila os toca la fibra sensible, aunque lo que de verdad os entristece melancólicamente, son aquellos fragmentos de vuestras vidas que por un momento casi os engañan. Aferrarse a los acontecimientos del pasado no siempre es una buena opción, pues a pesar de reconfortar el espíritu regocijándolo en un placer ya extinto, la razón del hombre no se conforma con una mera idea y pide más, llevando al individuo hasta la locura. ¿Es la vía del cobarde la mejor solución para encontrar la paz del alma? O por el contrario, ¿lo ideal sería emprender una senda de cenizas y transmutarla en un nuevo sueño por el que vivir? Ambas decisiones son buenas siempre que uno sea fiel a sus ideales y no se arrepienta al escoger.

Respecto a la misión que os habían encomendado, conseguís atar cabos con cierta celeridad y poco a poco las ideas fluyen por vuestra cabeza con las respuestas que necesitáis. Sin mucho misterio, llegáis a la conclusión de que Nox os había tendido una trampa para que le hicieseis el trabajo sucio, dejar fuera de combate a la capadura, para posteriormente atacaros. Quizá algo le ataba a esa mansión y tenía la necesidad de deshacerse de la capadura, la bestia de Ivalice a la que no podía hacer frente por sus propios medios.

En el exterior, fuera de la mansión, se empieza a congregar una multitud, deseosa de averiguar qué ha estado provocando esos estragos durante las últimas horas que retumbaban por todo el pueblo. Poco a poco escucháis, cómo la casa se llena de voces y cómo estas se os acercan más y más, hasta adentrarse en la misma habitación que vosotros. Un grupo de soldados pertrechados con armaduras y ataviados con chaquetas negras os interroga en el momento, aunque por la porte de la escena, es fácil intuir la naturaleza de esta.

Poco a poco, el desván se inunda por un pelotón de soldados que no paran quietos. Unos están investigando la escena para corroborar vuestra versión de los hechos, mientras otros, con la ayuda del hechizo lévita, se hacen cargo para transportar la capadura con tal de atender sus heridas.

Sargento: Muchas gracias por su colaboración. Teníamos a esta sirena cruzada y siempre se nos acababa escapando. Sentíos afortunados, pues no todos tienen la suerte de escuchar el canto de la sirena y vivir para contarlo. (Dirige la mirada hacia los restos del pianista). Pobre Atos, ¿quién iba a imaginar que su mujer era la propia sirena? Lo que me extraña es que esta no le haya atacado antes, ¿será que no pudo resistir la llamada del influjo lunar? Qué tragedia… (hace una pausa.)
En fin, y con esto concluye el misterio del soldado desaparecido, Atos el pianista. Como habéis sido vosotros los responsables de dar caza a Nox, os ofrezco la recompensa que había por su cabeza, 500 guiles y las armas que venían con retribución. Si no os gustan, siempre las podéis vender, es lo que haría yo (suelta una forzada risa).


Llegado el momento, cuando ya no se os requiere, abandonáis la habitación y dejáis atrás la mansión. Decidís volver a la taberna, pues con todo el jaleo que se ha armado, todavía sigue abierta. Ya acomodados en vuestra mesa, solo os queda alzar vuestra jarra en silencio para brindar por la victoria.

Y hasta aquí, el misterio del desaparecido a medianoche y la naturaleza de la verdadera bestia que se refugiaba en la mansión de Atos. Espero que os haya gustado y que os lo hayáis pasado bien. Si os apetece, podéis añadir una última reflexión de vuestro personaje para ''despediros'' de la escena, algún comentario que se os ocurra y tengáis ganas de decir a nivel de interpretación. De momento eso es todo, los premios os llegarán en breves. Nuevamente agradecer vuestra participación y espero veros en futuras partidas. Por ahora, ya solo quedaría comentar aspectos a mejorar. Os dejo el link del tema para que podáis escribir vuestras aportaciones.

http://www.lacapitalolvidada.com/foro/viewtopic.php?f=35&t=6917&view=unread#unread
Imagen

Responder