Francesca Calero: la voz de la ópera de FINAL FANTASY VI

Tras la salida de FINAL FANTASY VI PIXEL REMASTER, tuvimos el honor de poder entrevistar a Francesca Calero, la soprano que prestó su voz a Celes en la ópera de la versión española de esta nueva remasterización de la sexta entrega. Pudimos compartir un puñado de horas con Francesca, donde hablamos de todo: de música, de videojuegos, de cultura… y sin duda descubrimos que además de una excelentísima cantante, detrás de esa voz se esconde una grandísima persona.

¿Qué tal tu primer acercamiento al mundo de los videojuegos? ¿Cómo te has sentido?

Pues la verdad es que yo y el mundo de los videojuegos estábamos hasta ahora un poco lejos, pero apreciar el interés que ha provocado, me ha hecho mucha ilusión. Me he sentido muy bien, cómoda e impresionada por el impacto y la trascendencia de esta grabación.

Me ha hecho ver la importancia de este proyecto, no sólo la comunidad de seguidores y fans, sino también mi compañero Víctor Cruz, excelente barítono y colaborador de RNE, quien me ha confesado sentir envidia por mi participación en Final Fantasy.

Entiendo la trascendencia ahora con el prisma desde la Comunidad de seguidores y de Víctor, dado que es una grabación que perdurará, quizás por encima de algunos otras grabaciones mías.

Finalmente para un artista el mayor orgullo es que tu trabajo emocione a quien lo escucha y que perdure. Una grabación nos permite combatir lo efímero del directo, la música en el escenario perdura durante un breve tiempo, esta grabación de Final Fantasy, permanecerá para siempre.

¿Cómo empezaste a cantar?

A pesar de que en mi familia no existía una tradición musical de formación, mi madre canta muy bien y mi abuela tocaba el acordeón, además de ser la comadrona del pueblo. Sin duda, mi vena artística me viene del lado materno.

Mi vida en la música comenzó en la Escola Coral «Veus Juntes» de mi pueblo, Quart de Poblet; recuerdo que mi hermana Yolanda nos animó a inscribirnos y hacer las audiciones, ingresamos 3 hermanas de las que sólo yo me he dedicado profesionalmente.

Mi infancia musical fue muy rica, con la educación básica, clases particulares y canto a varias voces. Fue la visión de mi directora Cristina Contreras la que me animó a prepararme para el ingreso al Conservatorio, una dura decisión, ya que suponía sumar al esfuerzo de mis estudios de Bachillerato en la Universidad Laboral de Cheste, los estudios musicales del Conservatorio, una cantidad de asignaturas enorme ( solfeo, armonía, piano, historia de la música, etc).

Mis padres siempre me apoyaron, aunque yo tenía que hacer «encaje de bolillos» para poder abarcar mis estudios con el nivel de exigencia que yo misma me imponía. Mis primeros pasos profesionales no tardaron en llegar, ya que debuté muy joven en el Coro femenino «Vilanella», por sustitución de una compañera, ese ha sido algo que me ha perseguido, mi faceta de «soprano- bombero», valiente ante las oportunidades repentinas.

Mi formación coral empezó siendo aún estudiante en el Coro de la Generalitat valenciana, con quienes aprendí todo tipo de repertorio.

Me trasladé a Madrid de manera inesperada, por unas audiciones que se convocaron en el Teatro Real para crear el primer coro «estable» del teatro. Yo acababa de finalizar mis estudios de Grado Medio en el Conservatorio de Valencia y conseguí un nuevo empleo en el Coro del Teatro Real en el año 1999. Este escenario me ha dado experiencias estupendas como compartir escenario con grandes artistas y maestros como Plácido Domingo, Dolora Zajick, Vladimir Galouzine, Luana de Vol…

Tras nueve años disfrutando del Teatro Real, también en papeles solistas, apareció un proyecto ilusionante, que podría decir es uno de mis sueños cumplidos. Nació la Compañía Lírica Pópera, un proyecto que contaba con el soporte de Universal Music, el grupo Prisa y un gran productor musical y amigo, Miguel Ángel Arenas, el Capi. El productor ejecutivo Antonio López y yo, soñábamos como estudiantes de conservatorio en romper las paredes de los teatros y acabar con el elitismo que rodea a la ópera y a la música clásica en general; nuestro objetivo era acercar al «gran público» nuestro código clásico de una manera asequible y hacerlo atractivo para motivar el interés por la música culta. Pópera fusionaba esos dos mundos, la música popular y la música culta en un formato insólito, mediante un cuarteto de cantantes líricos, arreglos sinfónicos con melodías conocidas por todos del mundo del Pop de los 90; fue nuestra manera de «operizar» el Pop. Fue una maravilla la cantidad de experiencias a nivel personal, además de los reconocimientos como el Disco de Platino y la cantidad de miles de personas que disfrutaron y disfrutan de Pópera, porque lo que está bien hecho perdura y es atemporal.

Compaginé mi vida como solista con el ingreso en el Coro Nacional de España en el año 2009, una institución con 50 años de Historia, por el que han pasado algunos de los mejores solistas de nuestro país. Para mí es un orgullo formar parte de un colectivo con esa trayectoria y en el que he aprendido tanta música. Nuestro Ciclo de Música de Cámara nos ofrece oportunidades como en el que los solistas del coro y orquesta, para dar al público otra versión de nosotros mismos, exponiéndonos a una responsabilidad mayor, a repertorios muy creativos y variados, con ideas. y formatos muy novedosos.

¿Conocías la saga FINAL FANTASY y en concreto la existencia de la famosa escena de la Ópera de FINAL FANTASY VI?

Dentro de mi escaso conocimiento sobre videojuegos, precisamente FINAL FANTASY es de los pocos videojuegos que conozco, junto con el «comecocos» y el Tetris. De FINAL FANTASY, conocía su origen como saga japonesa de gran trayectoria, con varios videojuegos ensamblados en diferentes argumentos e historias.

¿Qué pensaste cuando te dijeron que ibas a ser la voz de una ópera en un videojuego?

Me enteré en el último momento, apenas entré en el estudio de grabación y pensé, bueno ¡por qué no!. Sobre todo me hizo ilusión el acercar a la comunidad de gamers mi idioma vocal, la música clásica. Después he sabido que esta canción nunca antes se había interpretado en español. Me emociona pensar que quienes han visto esta escena del FINAL FANTASY muchas veces, ahora puedan disfrutarla con otro prisma gracias a mi interpretación.

En cuanto a mi contribución en la partitura, a pesar de que la traducción era buena, tuve que adaptar algo el texto para hacerlo más inteligible, procurando que el acento semántico de la palabra coincidiera con el acento rítmico. Recuerdo por ejemplo la frase «me han alejado de ti», que convertí en un tresillo, con el fin de que se entendiera bien el texto.

La grabación se realizó en Madrid en contacto permanente con el compositor, productores y localizadores de Japón.

Cuando te pusiste manos a la obra con la grabación ¿conocías el contexto en el que transcurre la Ópera de FINAL FANTASY VI?

He de reconocer mi ignorancia de nuevo sobre el mundo de los videojuegos, pero había estudiado perfectamente los fragmentos musicales. Escuché mi interpretación completa con la escena del videojuego, por primera vez en YouTube; la busqué por curiosidad y me sorprendí gratamente al reconocerme. Me resultó curiosa la imagen remasterizada del original, con esos pequeños dibujitos, ahora algo muy vintage y genuino.

Portada del álbum Grand Finale, en la que Yoshitaka Amano representó la ópera.

Aprovechamos esta mención al arte para enseñarle el libro F.F. Dot, el libro de pixel art de Kazuko Shibuya en el que se ven a todo color las escenas de FINAL FANTASY VI. Además, le mostramos el arte del álbum musical Grand Finale de Yoshitaka Amano y hablamos sobre la soprano española nacida en Bulgaria Svetla Krasteva, que fue la primera voz que tuvo la Ópera, y que fue precisamente grabada en italiano en la Scala de Milán para este álbum.

¡A Svetla la conozco! Qué bueno… pues se lo diré, le diré ¿sabes que he cantado la versión en español? (risas) Es una grandísima soprano además.

Como Soprano profesional que eres, ¿qué opinión tienes de la Ópera María y Draco? ¿Hizo Nobuo Uematsu un buen trabajo para ser su primer pinito en este género musical?

Veréis, para mí componer es una de las cosas más difíciles y por tanto, respeto mucho. Tenemos grandes compositores como J.S. Bach, J. Brahms o Gustav Mahler que nos han dejado un legado difícil de superar, por eso, me parece que llegar a emocionar al público a través de una nueva composición, tiene un gran mérito.

Componer una ópera requiere de unos conocimientos musicales enormes, instrumentación, armonía, además del necesario y principal factor, el talento.

En cuanto a la composición de Uematsu, me parece que la melodías son de gran lirismo y bien escritas para la voz. Cuando un cantante dice esto, significa que es cómodo para la voz y que la línea melódica resulta atrayente y ha perdurado durante tantos años, lo que podemos llamar pegadiza, el éxito es indiscutible.

¿Conocías la gran cultura musical que rodea a los videojuegos y otros medios audiovisuales?

Sí, a pesar de no ser usuaria de videojuegos, soy consciente de lo que representa, millones de personas que han encontrado una vía de transmisión, no sólo de juego sino de compartir experiencias con otros gamers.

De hecho, la Orquesta y Coro Nacionales de España, fuimos pioneros al acercarnos al repertorio de las bandas sonoras, con un homenaje a John Williams e incluso con películas proyectadas y BSO en directo, como «El señor de los anillos». Después llegaron orquestas como la Film Symphony que ha centrado su repertorio en este género y realizan una labor social estupenda de acercamiento a los jóvenes de la música clásica.

Creo que estos son nuevos caminos para crear nuevo público, algo muy importante como presentar formatos de temas conocidos elevadas al concepto sinfónico, puede ser la puerta de entrada a otros repertorios como Mahler, Stravinsky o Brahms. Hemos de reconocer que la composición de bandas sonoras, ya es parte de la música clásica del S. XXI y existen compositores muy jóvenes como Lucas Vidal o Arnau Bataller, que hacen un trabajo excelente.

¿Te gustaría poder interpretar la canción con una orquesta sinfónica en directo para un auditorio lleno de fans? Sería genial poder escucharte en la gira Distant Worlds Music from Final Fantasy la próxima vez que vengan a España.

Me encantaría sin duda. Ya os he compartido mi faceta como intérprete de estilos fusión como fundadora de Pópera; nada es más lícito que cantar para un cantante, sea cual sea el estilo y siempre que se haga con pulcritud y profesionalidad. Cuando investigué sobre versiones anteriores del aria de Final Fantasy, me sorprendió ver que existen giras en este formato sinfónico con solista en directo, ante miles de fans, sería muy emocionante.

Entrando en materia sobre tu interpretación de María en Final Fantasy VI: Píxel Remaster. ¿Cómo os contactaron para el papel? ¿Coincidiste con tus compañeros de obra Pablo López (Draco) y Miguel Ferrer (Ralse)? ¿Ya lo conocías de antes?

Como os he comentado, no supe qué iba a grabar hasta poco antes de hacerlo. Coincidí tan sólo con Pablo a la salida de su grabación y no tengo el placer de conocer a los otros intérpretes. Quizás el estudio en este sentido tienes sus pros y sus contras, por un lado llegas a una gran cantidad de público, pero el trabajo es más solitario, al no estar en contacto con la orquesta u otros cantantes.
Mi contacto fue a través del prestigioso director de orquesta Raúl de Miguel, quien me recomendó a Steven Damián, el productor español.

¿Qué nos puedes contar del proceso de Grabación? Tenemos entendido que fue en California Studios de Madrid.

Hubo cierto secretismo en cuanto a los materiales y partituras, hasta poco antes de ponernos a grabar, entiendo que por la expectación que pretendían crear los productores de Final Fantasy,
Steven se encargó de coordinar la grabación en Madrid, en paralelo con Japón mediante videollamada. En Japón además había un traductor español que facilitaba más el trabajo. Yo escuchaba todo por el pinganillo e intenté adaptar mi interpretación a los requerimientos del compositor y de Steven. En alguna ocasión me permití hacer aportaciones propias interpretativas, para destacar alguna palabra o enfatizar alguna idea emocional a través de la dicción sobre el texto…generalmente les gustaban mis ideas.

Una de las primeras cosas que me pidieron, es que emitiera un sonido sin vibrato, limpio y algo cercano al «musical», porque más allá de tratarse de una escena de ópera, había que intentar que el oyente no se asustara con un sonido demasiado operístico, que dificultara el entendimiento del texto. En este sentido, utilicé mis conocimientos de técnica barroca, música que amo como intérprete y creo que quedaron satisfechos con el resultado final.

La línea melódica era sencilla pero de gran belleza y el texto era importantísimo, sin restar dirección y una buena proyección de cada frase. Preparé mis intervenciones musicales como si se tratara de un un lied alemán o una aria barroca; me gustó mucho la rica orquestación. Ese acompañamiento orquestal me permitió desarrollar melodías en «legato» expresivas. La grabación recuerdo que fue rápida, suelo ser bastante efectiva en el estudio, Steven me lo ponía muy fácil.

¿Qué grandes diferencias hay entre cantar en un escenario y hacerlo frente a un micrófono para un videojuego? ¿Es el mismo procedimiento que para grabar un álbum?

La gran diferencia la marca la ausencia de público. El escenario tiene una repercusión inmediata, el aplauso. Además en el directo hay otros factores que influyen en el resultado final, la acústica, la masa orquestal y por supuesto, la exposición a los nervios. En cambio cuando grabas, puedes estar algo más relajada pero siempre te queda la duda de si podrías haberlo hecho mejor.

Para una voz lírica como la mía, no suele ser fácil encontrar ingenieros de sonido que sepan modular conforme a la producción de armónicos que emitimos. En este sentido, yo tengo experiencia tanto por la grabación de Pópera como por otros registros y discos que he realizado. Bien es cierto que el micrófono permite acercarse al texto utilizando matices y efectos que en una sala de conciertos quizás se perderían.

Estoy impresionada y muy agradecida de los comentarios que he encontrado sobre mi interpretación, tanto en Youtube como en Twitter; francamente, no me lo esperaba.

Y para acabar. ¿Tienes alguna espinita de personaje u obra que digas «esto antes de retirarme tengo que hacerlo sí o sí»?

Más que obras, quizás me gustaría cantar con algunos Maestros o intérpretes como Philippe Jarousky, Daniel Baremboim, Ricardo Mutti…he cumplido el sueño de cantar con mi maestro barroco Ton Koopmann…
En cuanto al repertorio me considero muy afortunada porque durante toda mi trayectoria profesional, he podido interpretar grandes obras como : 8.º y 4.º Sinfonía de Mahler, La Creación (Haydn) Requiem (Mozart), Requiem alemán (J. Brahms), Gloria (Poulenc), etc. También roles operísticos como Pamina (La flauta mágica – Mozart), Condesa (Las bodas de Fígaro – Mozart), La Diva/Corilla (Viva la Mamma – Donizetti), etc, pero últimamente estoy más cerca de compositores como Johann Sebastian Bach uno de mis preferidos, sin duda.

Formo parte de varios grupos de cámara como «Three Portraits» junto a Lluis González y Pepe Gallego, «In nomine Bach» ensemble barroco, «Acento ibérico» guitarra y voz, pero una de los repertorios que más satisfacciones me ha ofrecido ha sido el género lírico español.

Recién llegada a Madrid, recibí mis primera oportunidad laboral como solista de la mano de Ópera Cómica de Madrid y su director Paco Matilla, un grande de la dirección escénica y conocedor como pocos del género lírico español. Durante varios años tuve el privilegio de rescatar muchas obras españolas del S. XVIII y XIX olvidadas y que gracias a la labor de esta compañía, volvieron a brillar sobre el escenario, como «Mis dos mujeres» y «El relámpago» (Barbieri), «El dominó azul» (Arrieta)… «Zarzuela en el Olvido», se convirtió en una plataforma de rescate de obra maravillosas que fueron relegadas al destierro del archivo y que Radio Nacional de España en cooperación con Ópera Cómica, registraron para la posteridad.

En cuanto a Ópera me encantaría cantar Mimí de «La bohème» (Puccini), pero a veces dudo de si sería capaz de terminar la ópera o antes moriría de emoción… Desde mi humilde opinión, «La bohème» es la primera ópera verista de la historia, la que por primera vez, pone en escena a personas sencillos, reales, artistas sin un duro que luchan por vivir. Además de tener cierto toque cinematográfico, creado desde varios planos en su 2.º acto, sus melodías infinitas y la combinación del drama y la comedia, hacen de esta ópera un buen acercamiento para quien no se haya atrevido aún a acercarse a este género musical.

Actualmente Francesca se encuentra en desarrollo de un nuevo proyecto artístico junto a su socia Marcela Fonseca, que pretende rescatar patrimonio artístico y cultural y su actualización para facilitar el acercarmiento a todos los Públicos.

Podéis seguir a Francesca Calero en sus redes y descubrir sus próximas actuaciones:

Sobre Viento

Superfan de Final Fantasy desde hace 20 años. Ingeniero como Cid, estudiante de la historia de Final Fantasy como Mid Previa. Gran devoto de la Tríade Marcial original: Sakaguchi, Uematsu y Amano. Hace unos años tenía la edad del General Leo, ahora tengo la de Reddas y me conservo mejor que él. Pero en unos años tendré la edad de Kefka... ¡Mwa, jajajaja!

¡Mira esto, kupó!

… y Cecil habló castellano por primera vez

Si lleváis un tiempo en La Capital Olvidada, sabréis de sobra que el primer Final …

Deja una respuesta