13 de diciembre, [ ν ] – εγλ 2017
Inicio / Entrevista / Entrevistamos a Carme Mangiron Traductora de los Final Fantasy VIII-XII
Carme Mangiron, traductora de Final Fantasy VIII, IX, X y XII

Entrevistamos a Carme Mangiron Traductora de los Final Fantasy VIII-XII

Hoy os traemos una entrevista muy especial, realizada con muchísimo cariño e ilusión a Carme Mangiron; profesora del Departamento de Traducción e Interpretación y Estudios de Asia Oriental en la Universidad Autónoma de Barcelona, y que trabajó, en la traducción y localización al español, de Final Fantasy VIII, IX, X, X-2 y XII.

Carme accedió muy amablemente a reunirse con nosotros uno de los días de la pasada Barcelona Games World, la cual, abandonamos expresamente junto a nuestra compañera de Fabula Nova Crystallis durante las horas que estuvimos en su compañía.

LCO: Te hemos preparado una serie de preguntas que nos han ido surgiendo. Algunas son cotidianas, de cuando jugábamos y otras son ya de cuando nos pusimos a estudiar japonés, la tipológia, como se traduce y demás.

Nos hemos empapado de todas las entrevistas que te han hecho para no caer en las preguntas tópicas así que esperamos ser originales. Como “muy bien” tradujeron en Final Fantasy VII: ¡Allévoy!

Carme: ¡Muy bien! Veréis que hay cosas de las que no me acuerdo y me sabe mal, pero es que empecé por allá en el 98 hasta 2006 y hay cosas de las que a lo mejor me decís algo y en ése momento no me viene a la cabeza… Incluso tengo alumnos que saben cosas mejor que yo del juego que yo misma he traducido y digo, ¡madre mía…!

Le estuvimos comentando que nos encanta como traducía frases y términos para que quedaran como si se hubiesen creado directamente en nuestro idioma y que los traductores posteriores a ella han intentado seguir lo que ella inició como en Type-0 , en el que se habla castellano antiguo.

Nos explica que Eduardo, el otro gran traductor que compartió largas horas de traducción junto a Carme desde Final Fantasy VIII hasta Final Fantasy XII, sigue colaborando de vez en cuando con Square pero que ahora tienen a gente en plantilla (nombra a Raúl, uno de los actuales traductores de Square Enix).

Durante un buen rato estuvimos hablándole de nuestro trabajo en La Capital Olvidada, y le enseñamos varios de nuestros artículos tales como el de la Excalibur 2 para que entrase en materia.

Carme: Veo que sabéis más que yo, creo que debería haceros la entrevista yo a vosotros. Seguramente os tenga que preguntar yo porque seguro que sabéis más, pero en fin muy bien, me preparo va.

Después del desvío nos tocó preguntar a nosotros:

LCO:  ¿Trabajaste en los Final Fantasy del VIII al XII, verdad?
Carme:  Sí, empecé con el VIII, el IX, el X, el XI que es online nunca se llegó a traducir, el X-2, que era de los que menos cantidad de historia tenían y era casi todo misiones, y por último el XII.

LCO: Esto es una duda que tenemos desde hace siglos. ¿Cómo se leen las magias; con “más” o “plus”? En una entrevista que te hicieron dijiste las dos en una sola frase. *Risas*
Sabemos que es una tontería pero es que los fans llevan toda la vida en desacuerdo por este tema llegando a crear discusiones al respecto en los foros…

Carme: Ay, pues realmente no lo sé.  Es que es lo mismo. Quizás yo diría “plus” [entre nosotros nos miramos teniendo emociones diferentes cada uno] Cuando Eduardo y yo lo planteamos, además que fue idea suya esa, creímos que lo del Fire, Fira, Firaga, en japonés aún quedaba bien,  por la fuerza del “ga”, pero en inglés no tenía nada de sentido y en español aún menos, así que entonces le pusimos el “más” [ojo que ahora le ha llamado “más”] pero ya no sé yo si le llamábamos piro “plus” o qué. Yo creo que le llamábamos de las dos maneras eh, es decir, que ambas son correctas.

Nos llamaron porque bueno, después del desastre de Final Fantasy VII fue tan catastrófico que decidieron cambiar el enfoque, porque de Final Fantasy VII se encargó Sony, y buscaron a gente externa (de Sony y Square) y se sospecha que no tuvieron acceso a nada de contexto y aparte dicen, no sé si es verdad o no pero, que lo tradujeron los propios japoneses del japonés al inglés, porque la versión japonesa también es terrible. Y entonces ésa versión ya traducida, quedó sin contexto y bueno, fue un desastre.
Y entonces Square en Japón, que tienen muy buena imagen, dijeron “nosotros queremos mantener ésta imagen fuera” porque creían que con la traducción del VII no daban suficiente soporte a  los jugadores de otros países y fue cuando decidieron cambiar. Y la primera vez lo hicieron a través de bverxzit que era una agencia importante, ahora es X y ellos buscaron a traductores, entonces llamaron a la Universidad Autónoma de Barcelona y mi ex-profesora les dio unos cuantos nombres y unos cuantos hicimos la prueba, y a través de otro agente encontrarían a mi compañero de traducción, Eduardo, imagino.

 

LCO:  ¿En aquella época eras traductora “a secas”,  o  estabas ya especializada en videojuegos?
Carme:  No, no; a secas. Si realmente fue como de chiripa total sí, sí.

LCO: ¿Conocías la saga por entonces?

Carme: Bueno, había oído hablar de Final Fantasy VII pero no había jugado ni nada no, no; además nunca he sido una jugadora-jugadora, siempre he sido una jugadora ocasional pero no, no; además yo creo que este fue el primer juego que se tradujo directamente del japonés al español, porque me parece que luego vino el Ocarina of Time de la saga Zelda y ya fue cuando  se empezó, pero este se hizo un poquito más tarde y claro, en aquel entonces no había traductores de videojuegos y bueno, nos hicieron la prueba de traducción: una entrevista por teléfono y ya está, fue así como muy rápido así que bueno, fuimos los primeros y  Eduardo también. Él ya estaba en Japón y tuvo que venirse a Irlanda porque el primero lo hicimos allí y yo tuve la suerte estar justamente allí en Irlanda haciendo un Master, vamos, que a mí me fue de perlas, y ya me quedé allí digamos, sí.

LCO: Hace tiempo realizamos un artículo sobre Salamander, que en español acabó siendo Amarant. Sabíamos que venía del Dios de la Tierra pero no sabíamos el nombre  lo decidieron los Italianos.

Carme: Sí, fue una especie de  concurso entre los diferentes países, cada equipo tenía que pensar 3 ó 4 nombres para este personaje que reflejasen una característica física suya. Y claro, Salamander era perfecto por el tatuaje y tal. Uno de los que yo recuerdo que propusimos Eduardo y yo era  Abraxas, que es un Dios fuerte y malvado, pero creo que teníamos más. Supongo que este lo propuse yo porque me inspiraba mucho y por eso me acuerdo, pero tampoco estoy completamente segura. Hubo varios, pero les gustó este.

El pelo, no sé si lo habéis visto, era muy parecido a las rastas estas que parece que tenga él, y además era una palabra que en japonés sonaba chula: Amaranto. Total, no. Aquí es nombre de chica (Amaranta) en alguna regiones pero en italiano quiere decir Rojo; también funcionaba, pero bueno, aquí decidieron ellos lo que les gustaba.

 

LCO: Pues es curioso, porque hubo una guía de Final Fantasy IX que publicó Ready aquí en España, que salió antes de que se comercializara el juego y claro,  la traducción fue muy libre y no coincidió con el trabajo que vosotros estabais haciendo. Pues en ésta guía a Amarant lo acabaron llamando “Salamandra” que sonaba un poco raro. También nos sorprende que mientras los italianos y españoles tuvimos finalmente Amarant, los franceses le pusieran Tarask y los alemanes Mahagon.

Carme:  Pues es curioso lo que me comentáis, porque teóricamente el nombre que resultó lo tendríamos que usar todos. A veces, si el traductor tiene muchas ganas de batallar pues puede variar, ya que por ejemplo está el caso Yitán;  en Alemania lo dejaron como Zidane y fueron los franceses los que dijeron que mejor cambiarlo. Seguramente al traductor alemán no le acabó de gustar Amarant y acabó por poner Mahagon ya que él, a diferencia de nosotros, trabajaba directamente en Square y tenía más libertad para cambiarlo. Más margen de maniobra, digamos. Además era medio alemán, medio japonés, que también era otro punto.

Pero bueno, al final nosotros aceptamos el veredicto del concurso y se quedó Amarant Coral, aunque personalmente Amarant nunca lo he visto un nombre demasiado masculino para el personaje, pero bueno, es un nombre bonito. Por el tipo de personaje y su caracterización yo no lo hubiera llamado así , pero bueno. Quizás Abraxas hubiera quedado mejor, más fuerte, más potente.  Cuando estás traduciendo te haces una imagen del personaje y le buscas el nombre que tú crees que refleja esas características..
Perdonad porque me estoy enrollando mucho y no os estoy solucionando nada… *Risas*

LCO: No te preocupes, a nosotros que te explayes y que nos cuentes todas estas curiosidades nos encanta. De hecho en nuestra próxima partida, a Amarant , le pondremos de nombre a Abraxas en tu honor, que suena fenomenal.

 

Carme: ¿A que sí? Es que suena como a demonio.  Cuando traduces, y sobretodo con los monstruos, empiezas a buscar nombres de referencia: mitológicos, nombres en latín, nombres en griego , nombres en hindú etc.

A veces lo recreábamos mucho, en Final Fantasy VIII y en Final Fantasy IX teníamos mucha libertad, porque claro, no teníamos acceso ni al material inglés, entonces por eso pasaron las cosas que pasaron: que lo tradujimos totalmente diferente, aunque quedó más chulo en el sentido de que no teníamos la limitación, o incluso a veces, aunque no te obliguen a seguirlo, miras el inglés y dices “Pues ha quedado chulo” y ya no piensas más. Pero aquí sí que lo  tuvimos que hacer todo de cero.

Luego en Final Fantasy X, todo lo que era audio, teníamos que traducir del inglés porque sino ya no podía ser,  pero los anteriores, al no ser hablados, tuvimos mucho más margen de maniobra.

Por ejemplo una vez a un monstruo, un pajarraco de estos yo le quería poner Nazgûl, como los de El Señor de los Anillos, pero no me dejaron por tema de copyright.

LCO: ¡Anda que chulo! ¡Pero en  Final Fantasy IX le pusisteis a un jefazo el nombre de Onodrim, el nombre élfico de los Ents!

Carme: ¡Sí! Ése sí conseguimos colarlo porque pasó más desapercibido, pero Nazgûl nos lo caparon. A veces era así: presentabas algo y no te dejaban ponerlo.

En Zanarkand, por ejemplo, en el juego de los monos,  yo propuse Romeo y Julieta, pero tampoco me dejaron ponerlo.  Y mira que aquí, lo derechos de autor… Pero no me dejaron y tuve que cambiarlo. Y pusimos lo de Sol y Luna. Lo de Nazgûl no coló, imagino que es la suerte de quien te lo revisa y que se dé cuenta o no se dé cuenta. En fin, no pudo ser.

LCO:  ¿Cuánto tiempo y de cuantas fases consta una traducción en un Final Fantasy?

Carme:  Ahora yo creo que es casi un año, cuando yo empecé era unos 9 meses, siempre era la fase familiarización, en la que jugabas al juego en japonés, entre dos semanas y un mes, dependiendo de cómo fuesen de tiempo.

 

LCO:  ¿En tan poco tiempo daba para pasarse el juego completo?

Sí bueno, realmente nos daban los “save data” y varios “cheats” para ir pasando el juego rápido y poder centrarnos en nuestro trabajo.

Por ejemplo, yo podía empezar una partida con 9999 y todos los objetos, todas las técnicas y todos los comandos, aunque igualmente empezábamos jugando normal y Eduardo sobretodo decía,  “no, no, yo me lo quiero pasar como un jugador”, pero claro, luego se echaba el tiempo encima y no daba tiempo. Además a mí me costaban los juegos de cartas, los minijuegos; realmente no era muy buena… Aún así, no empecé desde el principio con los 9999 pero luego iba muy bien para pasar las batallas aleatorias que te hacían perder mucho tiempo.

Entonces jugábamos así y mientras uno de los dos iba avanzando el otro ya estaba preparando los glosarios con términos, ya que al ser dos era una ventaja y podíamos ir trabajando.

Nos lo repartíamos y nos turnábamos: nombres, esferas, ataques… Había mucho que traducir.

Luego también teníamos que ir pensando las formas en los diálogos, por ejemplo en Final Fantasy IX, Steiner le habla de “vos” a Daga, a Yitán de bribón para arriba… Luego, los “que zí, que no”, los dialectos argentinos, y todo esto lo teníamos que trabajar en equipo, porque a veces nos repartíamos el trabajo y te encontrabas personajes que hablaban con la “s” o la “z” y de repente te encontrabas que de golpe hablaban bien, por lo que hay que estar revisando y corrigiendo y nos creamos una guía de estilos para decidir cuando poníamos 2 exclamaciones, cuando 3 exclamaciones, etc, y que saliera un estilo coherente.

Había que ponerse de acuerdo para hacerlo todo igual, y luego la guía de caracterización, tal personaje cómo es, cómo se expresa en japonés, pues decidir un poco cómo ib a a hablar en español.

Una vez hecho esto, ya empezábamos la fase de traducción como tal.

Lo primero que se traducía eran los gráficos textuales, digamos, porque luego tiene que venir el diseñador y adaptarlo a todos los idiomas; y como eso lleva mucho tiempo, por eso siempre empezábamos por ahí. Me refiero a todo lo que sale por ejemplo en las batallas; que si al HP que le pusimos Vit, al overdrive que era el trance, en fin, todas estas cosas.

Y luego empezábamos con los menús y añadir listas de monstruos, objetos, técnicas…  Era bastante complicado, aunque luego muchos se repetían.

Entonces empezamos con eso porque era lo más lento. Luego es que tienes que traducir 3000 palabras al día,  es decir, teníamos una “cuota de traducción” que había que cumplir, y esta parte lenta la hacíamos deprisa para quitárnosla de encima y ya luego empezábamos con los diálogos, que en japonés les llaman los eventos.

Es decir, primero todo lo que eran menús, tutoriales y demás y ya luego la historia. Después había una fase de corrección que la hacíamos de forma cruzada, yo revisaba las partes de Eduardo y él las mías.  Y como él es argentino pues muchas veces le tenía que quitar acentos o palabras muy argentinas de personajes que no tenían que tenerlo, no como Ruby que eso ya era totalmente intencionado.

 

LCO: ¿Todo este trabajo dónde lo hacíais?

Carme: Tuvimos que ir a Japón, de hecho todos los traductores europeos estaban allí y a veces incluso comentábamos cosas, como “oye, ¿y esto vosotros como lo habéis hecho? ”

Yo sí que tuve que viajar expresamente, pero Eduardo como ya llevaba años viviendo allí, a veces me echaba una mano con el japonés antiguo o con algunas expresiones, y yo a cambio le corregía lo de los argentinismos.

Entre nosotros nos los revisábamos pero luego nos los revisaban unos correctores de Square, que estaban en Londres. Aunque ellos te lo revisaban pero no te lo podían cambiar, te ponían notas y tú ya luego decidíamos si aceptábamos la propuesta o no, aunque excepcionalmente te decían que algo no podía ser como lo del Nazgûl, y tuvimos que ponerle Garuda.

(Se refiere a los Garuda de Final Fantasy X que son clavados a las bestias aladas que montan los Nazgûl).

LCO: ¿Cuáles son los momentos de la saga que más te gustan o de los que más orgullosa estás de su traducción?

Carme: Me acuerdo mucho del baile de Squall y Rinoa en Final Fantasy VIII y de los diálogos de Irvine durante todo el juego.

De Final Fantasy IX, me acuerdo lo de la Sagrada Familia, que como era algo muy secundario dije “va, lo pongo”, de la boda de Vivi y Quina, que fue un momento súper divertido, de los enanos de Conde Petie

De Final Fantasy X, del “te quiero” del final, que era un momento de mucha carga emotiva. Ahí estábamos atados de pies y manos porque al ser el primer Final Fantasy doblado, tuvimos que cuadrar muchas frases para que tuviese sentido el audio con los subtítulos, aunque no fuese tan fiel al japonés como nos habría gustado. Ese “te quiero” venía de un “ありがとう” (arigatō) que literalmente significa gracias, pero el japonés tiene muchos matices. A mi lo que me pedía el cuerpo era poner un “hasta siempre”, pero tuvimos que ceñirnos al “I Love You” del doblaje inglés.

Luego también, cuando están todos esperando a Yuna, cuando hace su primera aparición, decidimos hablar del “invocador” por no revelar que era una chica y mantener el suspense.

Y de Final Fantasy XII, la seeq ladrona que era un transexual y como en América lo censuraron, tuvimos que dejarlo como una mujer.

 

LCO:  Una que no sabemos si es casualidad o es aposta, que tiene que ver con tu nombre, Ruby de Final Fantasy IX vosotros la hicisteis argentina, pero en Italiano es española y se llama Carmen. ¿No tendrás nada que ver con ello?

Carme: *Se ríe* Sí , sí eso fue una broma que me hicieron Francesca y Bárbara,  las traductoras italianas, que eran muy majas, y como Ruby en el original tenía acento de Osaka, a la hora de traducirlo teníamos que buscar algo original y nosotros la hicimos argentina por Eduardo, que le encantó la idea, y las italianas la hicieron española y de nombre Carmen, en honor a mí, ya que éramos muy amigas.

LCO:  ¿Y cómo finalizó tu carrera con Square y por ende, con la saga Final Fantasy?

Carme:  Al final tuve que dejarlo  de cara a Final Fantasy XIII porque ya me pedían que fuese a Japón un año y además han cambiado el modelo. Antes la traducción se hacía post-game, con casi la versión definitiva del juego ya realizada y ahora es simultáneo y los traductores tienen que traducir conforme se va desarrollando el juego. Y llegó un punto con la familia, los niños, el trabajo en la universidad y todo en que yo no podía irme un año entero a Japón o incluso más. Por ese problema han acabado trabajando con traductores que ya viven en Japón.

 

LCO: Por último: ¿Tienes copias de los juegos que tú misma has traducido?

Carme: ¡Sí! Al principio nos daban una copia en Japonés y otra en español, aunque con los últimos títulos de PS2 ya sólo nos daban el español. Los guardo como un recuerdo de mi trabajo, del que tan orgullosa me siento.

LCO: ¡Nosotros somos grandes coleccionistas de la saga! Y como la misión bien lo merece, nos encantaría tener nuestra copia firmada por ti, a poder ser con alguna frase de la saga que recuerdes con cariño.. 😉

 

Fue todo un honor y un placer poder pasar tiempo de forma tan amena y agradable con una profesional tan grande que valora nuestra labor y nuestra devoción, y desde aquí, volvemos a darle las gracias por todo, pues además de despejarnos muchas dudas y contarnos muchas curiosidades, nos llevamos unos recuerdos preciosos de sus experiencias, así como dedicatorias suyas en nuestros juegos.
Al tener que volvernos a la BGW, con las prisas, se nos olvidó hacernos la foto de rigor, pero queda pendiente para la próxima vez que Carme nos honre con su presencia. ^^

 

Sobre Squallrukawa

Seed y Caballero de la Bruja que vino de las Lunas en la época de la PSX cuando no era más alto que un Mumba.
Fue convertido en genómido y le inyectaron celúlas de Jenova suficientes para poder afrontar una vida dedicada a esta Fantasía sin fin, que esperemos que nunca encuentre su Finis.
Henos aquí para compartir el legado de los cristales y del santo padre Sakaguchi.
Honor y Patria.

¡Mira esto, kupó!

Amarant Coral: etimología internacional

Por ser hoy el día que es, me he acordado de una historia etimológica sobre …

Deja un comentario